aj

aj
aj

lunes, 6 de diciembre de 2010

EZ DOK AMAIRU/XABIER LETE

He pillado kosas de varios periodikos,aki van;
EZ DOK AMAIRU
Martes 2de Diciembre 2008
NOTICIAS DE GIPUZKOA
Ez Dok Amairu, mucho más que trece
Un jovencísimo estudiante de Medicina formó en 1965 el grupo Ez Dok Amairu junto a artistas como Benito Lertxundi, Lurdes Iriondo y Xabier Lete. El tiempo ha demostrado que fueron mucho más que trece y se convirtieron en la voz del pueblo vasco
"Hegoak ebaki banizkio neria izango zen, ez zuen alde egingo. Bainan, honela ez zen gehiago txoria izango eta nik... txoria nuen maite. (Si le hubiera cortado las alas habría sido mío, no habría escapado. Pero, así habría dejado de ser pájaro. Y yo... lo que amaba era un pájaro". La canción Txoria txori hablaba de libertad y eso es precisamente lo que Mikel Laboa intentó desde su juventud: aportar un soplo de aire fresco dentro de un ambiente asfixiante.

Ez Dok Amairu nació en 1965 bautizado según la propuesa de Jorge Oteiza. El escultor oriotarra se basó en un cuento popular vizcaino recogido por Resurreción Mª de Azkue que contaba que se había roto el maleficio del trece. Oteiza tenía el sueño de crear un movimiento que uniera todas las disciplinas artísticas para recuperar la castigada cultura vasca. El ámbito musical fue el que mejor cuajó.

Y entre este grupo de jóvenes artistas que empezaron a cantar en euskera en unos años difíciles, en plena dictadura, donde hacer cualquier movimiento en favor de la cultura vasca y la lengua suponía estar en situación sospechosa, se encontraba Mikel Laboa, un joven estudiante de Medicina. A su lado, la fallecida cantante Lurdes Iriondo, su marido Xabier Lete, Julen Lekuona, Benito Lertxundi y Joxanton Artze , entre otros.

"Aquí no teníamos la posibilidad de cantar a Bertolt Brecht o introducir piezas como Egun da Santi Mamiñe ; por eso, íbamos a grabar discos a la editorial Goiztiri, de Baiona. Allí grabé mi primer disco vasco en 1964. En Barcelona conocí el movimiento llamado Nova Cançó; en la que estaban Pi de la Serra, Serrat… Pensé que sería posible organizar algo parecido en el País Vasco. Así que me puse en contacto con Lurdes Iriondo y Benito Lertxundi", explicaba el artista en una de sus últimas entrevistas.

llorar de emoción El cantante tuvo que sufrir las prohibiciones del franquismo y las multas. Las canciones tenían que aparecer en multicopista o en hojas. «Tuvimos un papel importante en esos momentos, cuando aún en el franquismo hubo un resurgimiento de la cultura vasca, que había ido cayendo desde la República, y redescubrimos un montón de cosas que desconocíamos. Aquellos años no los olvidaremos. Fueron importantísimos. Incluso nos llevaron a comisaría porque había un par de letras que no le gustaban a Franco», relataba. "Fueron tiempos duros en los que el público vasco no sólo lloraba de emoción sino que también mordía. Todo lo oscuro y reaccionario del país mordiéndonos", explicaba.

El grupo se disolvió en 1972, aún en la dictadura, después de presentar el espectáculo Baga, biga, higa . Los artistas que conformaron el grupo siguieron sus propios caminos en solitario, convirtiéndose en referentes de la música y la cultura vasca. Dos de los miembros del grupo han fallecido en los últimos años. El escritor Julen Lekuona murió en 2003 y Lourdes Iriondo en 2005. Ahora desaparece otro de sus pilares. Laboa deja huérfana la música vasca.

XABIER LETE

El escritor, poeta y cantautor vasco padecía problemas de salud desde hace ya tiempo. A Lete se le detectó una enfermedad grave ya en 1985 contra la que lleva luchando estos últimos años.

BIOGRAFÍA

Nacido en Oiartzun en 1944, Xabier Lete ha trabajado en diversos ámbitos como la música y la literatura. Desde bien joven comenzó a escribir, siendo un colaborador asiduo de la revista Zeruko Argia.

En 1965 participó en la creación del grupo Ez Dok Amairu junto a Mikel Laboa, Benito Lertxundi, Jose Anton Artze, Jose Angel Irigaray y Lourdes Iriondo. Jorge Oteiza fue el que creo el nombre del grupo con la pretensión de unir todas las disciplinas de la cultura vasca en un momento crítico debido al continuo acoso del régimen franquista. Sin embargo, Ez Dok Amairu terminó por desaparecer.

Lete siguió por la senda musical junto a la que era su esposa, Lourdes Iriondo. Realizó varias colaboraciones con otros cantantes, entre ellos con Antton Valverde, con quien pone voz y música a la poesía de Lizardi y a los bertsos de Txirrita entre 1975 y 1978.

En 1968 salió a la luz el primer poemario de Lete: Egunetik egunera orduen gurpilean, que tenía como referencia a la poesía social de Gabriel Aresti, sobre todo la recogida en Harri eta Herri , y en ese sentido el de Oiartzun se sirvió de la palabra para denunciar las injusticias que veía a su alrededor.
En 1974 publicó Bigarren poema liburua . En esta obra, Lete siguió analizando el rol del poeta, pero en comparación con su anterior trabajo su poesía es más íntima. Debido a la influencia de la filosofía existencialista de Francia el poeta dedica un mayor espacio a la reflexión sobre la vida y la muerte.

En el siguiente poemario, Urrats desbideratuak, galardonado con el premio Ciudad de Irun, el cambio se mostraba de manera evidente. Además de endurecerse el idioma, los poemas eran fiel reflejo del pesimismo y de la desesperación. En su tercer libro la decepción cobró más protagonismo, el poeta se mostraba como un ser que no espera nada bueno de la vida, a pesar de que aún sigue preocupado por la libertad. Así mismo, aparecen dos conceptos: la necesidad de la lucha y la resignación.

Tras la publicación de Urrats desbideratuak, Lete abandonó por un tiempo la creación literaria para meterse de lleno en el mundo de la política. A lo largo de la década de 1980, el poeta ostentó los cargos de Director General, primero, y Consejero, después, dentro del Departamento de Cultura de la Diputación Foral de Gipuzkoa. Debido a problemas de salud se apartó definitivamente de la actividad pública.

Una vez recuperado, Lete publicó su tercer poemario: Zentzu antzaldatuen poemategia. Con dicha obra consiguió el premio de poesía Felipe Arrese Beitia otorgado por Euskaltzaindia.

En 2009 se le otorgó el Premio de la Crítica de poesía en euskera 2008 por su obra Egunsentiaren esku izoztuak, obra con la que también ganó el Premio Euskadi de Literatura en la modalidad de literatura en euskera.

Sin duda la pérdida de Xabier deja un vacío en la cultura vasca.

----------------------------------------------
En el año 1970 ez dok amairu presentó, con el espectáculo denominado baga biga higa sentikaria, una propuesta que supondría un cambio significativo, tanto estética como musicalmente, en la nueva canción vasca. Se ampliaron los objetivos del movimiento y además de recuperar el euskera y el nacionalismo, se pretendió mostrar a la gente las canciones tradicionales de los cancioneros, sacar a la luz poesías a través de la musicalización de las obras de poetas contemporáneos, abrir la puerta a vías experimentales y recuperar y difundir instrumentos en riesgo de desaparición. Pero esta vez, en el espectáculo, los miembros del colectivo se presentaron ante el público como un grupo y fusionando distintas expresiones artísticas. Por lo tanto, ofrecieron un espectáculo colectivo en su conjunto, porque la situación social lo exigía así ya que los problemas sociales existentes no eran individuales sino colectivos.
A pesar de presentar el espectáculo en dos mitades separadas por un descanso, al comienzo y al final los miembros del grupo aparecían sobre el escenario bailando Baztango dantza. Así, además de dar unidad al espectáculo, se mostraba un sentido circular, infinito, cíclico. Entre otras, ofrecían “Xoxoak galtzen du mokoa” (canción tradicional), sonido de txalaparta, “O! Pello, Pello” (canción tradicional), sonido de tobera, recitado de los poetas del colectivo o se cantaban canciones como “Txori txikia” (poesía de J.A. Artze). En la segunda parte, en la misma línea de la anterior, además de escuchar el sonido de la guimbarda, interpretarían obras como “Txoria Txori” (poesía de J.A. Artze), la poesía “Gizona lana eta makina” (J.A. Artze) o “baga biga higa” (canción tradicional).

En consecuencia, el movimiento cultural ez dok amairu ofrecía un espectáculo que fusionaba tradición y modernidad y llenaba de sentimiento los objetivos planteados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

JAITSI

leitzaran

leitzaran